Dulce tarde en Quito

Visitamos el centro historico de Quito por segunda vez, y allí encontramos una pastelería y panadería artesanal que nos sorprendió con exquisiteces dulces que hace rato que no probabamos…un lugar que rescata el trabajo artesanal en Quito, recuperando sabores tradicionales nos contó su propietario…

El lugar esta ambientado muy calidamente…Justamente estaban haciendo alfajores de maicena.

IMG_8448.jpg

IMG_8454.jpg

IMG_8456.jpg IMG_8458.jpg IMG_8459.jpg

El propietario de En DulceFranklin Utreras nos recibió muy cálidamente un emprendimiento familiar que comenzó hace una decada y pronto abrirán nuevas sucursales. Nos contó el desarrollo de su emprendimiento que le llevó una decada, llegar a lograr los excelentes productos que pudimos degustar.

IMG_8460.jpg IMG_8463.jpg IMG_8472.jpg

Probamos unos exquisitos bombones, con el fino chocolate de Ecuador, bombones de Maracuya, Almendra, Moka, LImon, …y pepitas de cacao puro… un placer saborearlos

IMG_8475.jpg

Un exquisito Tiramisú italiano, un café con amarula (un licor que se hace en base a un fruto de un árbol de Sudafrica)

IMG_8479.jpg

Un rico Sandwich de Caprese y una Colada Morada (en base a hierbas, maiz morado y frutas finas) típica de Ecuador

IMG_8482.jpg

Torta Pasión de Chocolate y un Frozen Latte

IMG_8483.jpg

Un Sandwich de Pernil, empanada de Carne y un Frozen Capuccino

IMG_8486.jpg

IMG_8464.jpg

Nos sorprendió que en las paredes y en las mesas de En Dulce rescatan las leyendas mas emblematicas de Ecuador y una de las que mas me sorprendió por el ingenio popular es la Leyenda de Cantuña, aquí se las transcribo…

Cuenta la leyenda, que había un indio al que se llamaba Cantuña.

Los franciscanos le asignaron una labor complicada que era la de construir una Iglesia en Quito. Cantuña, aceptó y dijo que lo iba a construir en seis meses, pero que a cambio, pedía una muy buena cantidad de dinero.

La hazaña parecía algo casi imposible, pero Cantuña puso su máximo esfuerzo y empeño, juntó a los mejores indígenas para avanzar rápido. Cuando ya estuvo por acabar el quinto mes, Cantuña no había avanzado lo suficiente. Él muy desesperado, pensó vender su alma al diablo a cambio de que le ayuden a terminar lo más rápido su construcción.

Cuando se hizo el pacto, los diablillos empezaron a avanzar la construcción de una manera insuperable. Cantuña estaba convencido de que iba a perder su alma, pero para no perderla, se le ocurrió una idea única y muy fantástica.

Escabulléndose en la edificación sin ser visto, cogió la ultima piedra que iba a ser usada para terminar la construcción, y luego, escribió:

“Quién ponga esta ultima piedra en su lugar, reconocerá que Dios es más grande que Él”.

El Diablo al notar aquella terrible advertencia, sin demora huyo dejando todo casi al acabar, y Cantuña logró así salvar su alma y ganar su ansiada apuesta.

www.endulce.com.ec

Dirección: Calle Guayaquil N6-56 y Olmedo, Centro Histórico.
Teléfonos: 0992788266 – (02) 228-8000

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *