A Paulina y Juan los conocimos un mes antes de su matrimonio, y lo primero que hicieron (después de conocer nuestra historia) fue invitarnos a su fiesta. Ganas de asistir no faltaban, pero la fecha se extendía más allá de los días que pensábamos quedarnos en Iquique.

Iquique es un destino especial para nosotros. No por la belleza de sus playas, ni por la arquitectura o la historia que encierra esta ciudad. Tampoco porque se encuentre dentro del desierto más árido del mundo. Iquique es especial por ellos. A diferencia de una guía de viajes, donde los lugares son elegidos por sus atractivos

El 23 de Agosto de 2012 después de varios problemas de mecánica resueltos salíamos de Buenos Aires a recorrer el mundo, Dios quiso que nuestro primer año de esta nueva vida lo celebremos en Chile, precisamente en Iquique una ciudad de un gran crecimiento en los últimos años con modernos edificios, con unas hermosas playas bañadas por el Océano Pacífico.

Cruzamos a Chile por el Paso de Jama, e ingresamos a San Pedro de Atacama: la puerta hacia el Desierto de Atacama, uno de los mas grandes y áridos del mundo. Recorrimos el pequeño pueblo, y en búsqueda de un paisaje tranquilo para almorzar partimos hacia el Valle de la Luna.