Fuimos a caminar por Quito, y nos encontramos con Miele Breakfast, justo estábamos hablando de que teníamos ganas de comer algo dulce y se veían unas tortas muy ricas, así que entramos. Allí nos atendió María José, y como nos escucho nuestro acento Argentino, nos pusimos a conversar y le contamos de nuestro viaje y ella nos contó que le encanta viajar y que estuvo por Argentina.

Mayra García es la Administradora de la Naranjilla Mecánica, un Restaurante, Galería de Arte, Bar que brinda espectáculos en vivo, cuando supo de nosotros nos invitó a que la visitemos. La Naranjilla Mecánica está a unos pocos minutos del Parque la Carolina donde estamos parando, así que los mas fácil fue tomarnos un taxi. El lugar está ambientado en una antigua casona decorada con cuadros y dibujos en sus paredes, todos los ambientes se comunican y hay un gran salón donde se brindan los conciertos y distintas bandas…

Era un día templado y con poco sol, decidimos ir a conocer el monumento a la mitad del mundo. Nuestro punto de parada en Quito es el parque La Carolina en un estacionamiento ubicado en la Cruz del Papa (llamado popularmente así pues allí hay una cruz gigante donde ofició misa Juan Pablo II cuando visitó Ecuador); cuando quisimos salir para irnos estaba el estacionamiento lleno y no pudimos ir en Libertad, así que empezamos a preguntar si había algún medio de transporte hacia la mitad del mundo…

Un día como cualquier otro nos encontrábamos fuera del motorhome. Con un gran entusiasmo se acercó una pareja a conversar, y los invitamos a tomar mate y probar la bebida típica de nuestro país, se quedaron encantados con ella. Daniel y Lorena nos invitaron a probar a su establecimiento su especialidad, el helado de yogurt. Quedamos fascinados con el helado, es indescriptible el delicioso sabor que contiene y lo mejor de todo es 100% natural y 0% grasa. Estuvieron en un largo proceso de investigación y prueba para poder llegar…

Llegamos a Quito, Ecuador hace una semana. Estábamos con nostalgia por extrañar nuestro país; nuestras costumbres, la gente y la comida, debe haber sido tanto el anhelo que sentíamos que se cumplió nuestro pedido. Sebastián, Carlos y Pablo nos invitaron a compartir un día a su restaurante, El Bodegón Argentino. Desde 2009, El Bodegón Argentino es la única parrilla a leña a 2800 metros sobre el nivel del mar. Su parrilla imita el asado del sudeste pampeano, ya que Carlos es de allí, más específicamente es de Alpachiri….