El Norte (Contratapa) – San Nicolás – Argentina

La historia del viaje comenzó allá por el año 1999, al celebrar 10 años de matrimonio. Hacia un año que habían cumplido el sueño de tener la propia casa (con mucho esfuerzo), en un lugar fuera de la ciudad para que los niños puedan disfrutar su niñez en un entorno rodeado de verde y naturaleza. Compraron unos terrenos y ellos mismos diseñaron su propia casa, que construyeron en seis meses.

Pero un domingo, mientras tomaban mate, Silvio le dijo a su esposa: “Carla, sabes que desde chico tuve el sueño de dar una vuelta al mundo, pero nunca me lo propuse. Luego cuando estaba terminando la escuela secundaria con mi mejor amigo planeábamos irnos a Europa y recorrerla en tren, pero todo quedó en sueños…,¿dejarías todo para ir a dar una vuelta al mundo con los chicos? Y me respondió: “Sí”. Carla hizo propio el sueño de Silvio, y entonces comenzaron a soñar juntos. Son los Di Leo: Ornella (14 años), Lara (16), Fabricio (17), Patricio (20), Carla (43) y Silvio (50).

Esta familia, oriunda de Tristán Suárez, se encuentra en nuestra ciudad desde el jueves último, y antes de reanudar su aventura se encuentran dando algunas charlas en escuelas. Hoy estarán en la Escuela Media Nº 3, y el viernes en la Escuela Media Nº 8 de La Emilia. Aquí, encontraron cobijo y buena onda en la casa de Ivana López Frascari, quien junto a sus hijos está próxima a recorrer Sudamérica en camioneta, con un proyecto educativo.

La planificación

Silvio y Carla comenzaron a planificar el viaje. En primer término, buscaron por Internet a otros viajeros, para conocer sus experiencias, las rutas que recorrieron, y los problemas que debieron enfrentar. Se contactaron con algunos vía email, y conocieron personalmente a varios. Esa experiencia, la de los demás, los ayudó a construir su propio viaje.

Luego empezaron a diseñar la ruta, cómo cruzar los océanos, qué lugares visitar, etc. Y, claro, comenzaron a buscar el vehiculo adecuado: construirlo o comprarlo hecho, esa era la cuestión. Finalmente, decidieron que el vehículo debía ser a su propia medida, por lo que debían diseñarlo según sus propias necesidades.

Después de ver cientos, en el año 2006 hallaron un Motorhome que reunía todo lo que necesitaban: cabina separada, para poder entregar la llave sin que nadie acceda a la parte de la casa cuando lo subieran a un barco, una cocina bien distribuida, dos baños (chicos como de cualquier casa móvil), uno con ducha.

Pero no contaban con el dinero suficiente así que debieron esperar. Además, el propietario se resistía a venderlo porque lo habían armado con mucho afecto, y disfrutaron tanto de él en familia que le costó desprenderse del vehículo. Lo único que lo convenció fue el sueño de Silvio y Carla. Así que, tres años después de haberlo visto por primera vez, finalmente pudieron adquirir el Motorhome.

La motivación

“Creemos que el viajar es un sueño compartido por mucha gente, y pensamos que es tan ancestral como el fuego. Quién no ha ido a un campamento, y en la noche cuando se encienden unos pocos leños, mágicamente se siente atrapado por la luz y el calor que nos ofrece, mirando los destellos que nos brindan las partículas de madera que se van quemando”, cuenta Silvio.

El viaje pretende transitar los cinco continentes, recorriendo la naturaleza indómita por carreteras y fuera de ellas, viviendo una gran aventura, viajando al fin del mundo y al interior de ellos mismos, visitando tierras extrañas, parajes vírgenes, grandes ciudades y pueblos pequeños, compartiendo distintas culturas, recuperando el tiempo perdido, aprendiendo de las nuevas vivencias, superando las contingencias día a día, dejando atrás fronteras, cumpliendo esencialmente un sueño.

Visitarán más de 110 países, en ochenta meses a bordo de la nave “Libertad”, un bus acondicionado por ellos mismos para que sea su casa durante todos estos años, que funcionará en lo posible con combustible producido por ellos mismos, a partir de aceite de cocina desechado, totalmente biodegradable.

La misión es documentar y difundir el cambio climático. Reflejarán el viaje día a día, con apuntes, fotos y videos. Y, además, en cada rincón que visiten intentarán crear conciencia en esa comunidad, para que -entre otras cosas- se planten árboles, ya que esa es una forma efectiva de reducir el dióxido de carbono.

Autor: Guillermo Insúa

Diario San Nicolás (Nota On Line)

Revista Kilómetro SCANIA.

FAMILIA SCANIA: RODANDO ANDO

UN SUEÑO HECHO REALIDAD

Tuvimos un muy lindo regalo para estas fiestas, publicaron la nota en la revista SCANIA Kilómetro en su edición N° 100 Aniversario, una muy linda nota donde se resume todo el espíritu de nuestro viaje, donde también se dio a conocer el apoyo de SCANIA a nuestro proyecto con el SCANIA Assistance que cubre todo el Planeta. Sabemos que no lo vamos a necesitar pues tenemos un vehículo muy noble, no obstante es muy placentero tener el sustento de una empresa con la seriedad de SCANIA. Gracias Familia SCANIA !!!

pueden ver online en SCANIA:

   Enlace a Revista Kilometro

   Enlace a la nota en la Revista

 Un sueño hecho realidad

 

FAMILIA SCANIA: RODANDO ANDO

Desde Tristán Suárez, Buenos Aires, una familia compuesta por siete personas partirá, a bordo de un ómnibus Scania carrozado como motor home, con el objetivo de recorrer el mundo en, al menos, 80 meses.

Texto: Daniel Jatimliansky      Fotos: Silvio Serber

Muchos Soñaron recorrer el mundo pero pocos realizaron ese anhelo. De ellos, aún menos son quienes decidieron viajar por el planeta en familia. Es el caso de Silvio Di Leo (50), su esposa Carla Lema (43), sus hijos Patricio (20), Fabricio (17), Lara (16) y Ornella (14), y de Yaqueline Gómez (19, novia de Patricio). En poco tiempo, ellos partirán desde Tristán Suárez, Buenos Aires, para llegar a la mayor cantidad de países que puedan a bordo de un ómnibus Scania carrozado como motorhome. En principio, agendaron 112 naciones en un periplo que demandará, por lo menos, 8o meses.

“Siempre tuve ese sueño y en 1998 se dieron algunas circunstancias, entre ellas terminamos la casa, y le propuse el viaje”, recuerda Silvio el día que le planteó la aventura a su esposa. La respuesta de ella fue afirmativa: “le dije que sí pero no fue convencida en ese momento, más bien fue un ‘te acompaño’; hoy, me hubiera ido hace un año atrás”, asegura Carla.

Durante el viaje, podrán recibir servicio y asistencia en los concesionarios Scania de todo el mundo.

PARA REALIZAR su sueño, los Di Leo vendieron su antigua casa y adquirieron, el 4 de noviembre de 2009, un ómnibus Scania BR116 turboalimentado modelo 1981, carrozado como motor home, que será su hogar durante los próximos años. Cuando se les pregunta si les da miedo haberse quedado sin vivienda, Carla responde rápido: “ésta es nuestra casa”, en referencia al vehículo donde concedieron la entrevista a Kilómetro.

Si bien ya estaba adaptado como casa rodante, los Di Leo refaccionaron la carrocería con sus propias manos para adaptarla a sus necesidades. Además, incorporaron iluminación y accesorios de bajo consumo (incluso la heladera y el lavarropas), celdas solares y hasta un generador eólico para alimentar con energía eléctrica a los artículos del hogar. De todas formas, para los lugares donde el viento y el sol no colaboren, y no sea posible conectar el equipamiento a una toma externa (desde ya, también se cuenta con esa posibilidad), llevarán un pequeño generador diesel.

MÁS ALLÁ de alcanzar un anhelo, la familia aprovechará el viaje para promover un mensaje de cuidado al medio ambiente. “Si cada uno de nosotros permanecemos indiferentes, nuestros hijos se verán peligrosamente afectados”, sostiene la familia en el blog que crearon en Internet ( www.rodandoando. com). Entonces, el objetivo será contactarse con las autoridades de cada ciudad y pueblo que lleguen y organizar una jornada para plantar árboles. A la vez, intentar comprometer a los responsables para que repitan esa acción de manera periódica.

“De chicos ya sabíamos (que íbamos a hacer el viaje), es como ir de vacaciones”, relata Patricio. Y Ornella lo apoya: “vas creciendo con esa idea”. De todas formas, dos años atrás, antes de vender la vieja casa, se reunieron todos para tomar una decisión sin retorno. En esa ocasión, la determinación de viajar fue unánime. Cuando inicien su largo periplo, la familia tendrá muchas cosas por descubrir, empezando por el mundo.

Durante el viaje, ellos podrán acceder al servicio de Scania Assistance, atendido desde diferentes países las 24 hs., los 365 días.

 

scaniaassistance

“HAY SERVICIO EN TODO EL MUNDO”

ANTES DE ADQUIRIR EL VEHÍCULO para emprender el viaje, Silvio no conocía el mercado y buscaba un rodado de otra marca. De inmediato comenzó a informarse y, entonces, el consejo unánime fue que se incline por Scania “ya que hay servicio y repuestos en todo el mundo”, menciona el viajero.

viajes_y_rutinas

Viajes y rutinas

Es común que, ante la posibilidad de recorrer el planeta o parte de él durante un período prolongado, las personas se pregunten cómo van a generar sus ingresos. A menos, desde ya, que sean millonarias, pero no es el caso de los Di Leo. Para obtener el sustento diario, Silvio preparará sitios Web (con anterioridad, tenía una empresa del rubro informático) y ofrecerá servicios de hosting virtual. A la par, producirán documentales del viaje para vender. Por otro lado, cuentan con el apoyo de algunos patrocinadores y esperan recibir la colaboración de otros. Otro aspecto fundamental es la educación formal de los chicos. En ese sentido, ellos estudian desde 2010 en la Unidad de Educación a Distancia en el Exterior (UEDE), un organismo que depende de la Fuerza Aérea Argentina y otorga títulos oficiales, destinado a los argentinos que viven fuera del país.

tapaindice

Revista La Nación, Argentina

P1cc

P2cc

P3cc

 

P4cc

 

Enlace Nota On line:  http://www.lanacion.com.ar/1351230-eligen-su-propia-aventura

Eligen su propia aventura

Solos o en grupo, gente que opta por experiencias singulares a la hora de sus vacaciones. Audaces que recorren el mundo sin rumbo fijo, amantes de la adrenalina y familias que buscan salidas diferentes para fortalecer lazos. Sensaciones y anécdotas de viajeros poco convencionales

Una casa móvil de doce metros

A Silvio Di Leo no se le mueve un pelo cuando cuenta que un ómnibus de doce metros por no más de tres se transformará en su casa, la de su esposa y la de sus cuatro hijos adolescentes durante los próximos siete años.

La idea de dar la vuelta al mundo en motor-home no es nueva para él. Lo acompaña desde siempre, pero hace diez años empezó a tomar forma cuando decidió contársela a Carla, su esposa, pensando que, como mínimo, lo iba a tratar de loco. Pero dio el sí, y hoy todos meten mano en el vehículo comprado en octubre de 2009, tras descartar casi un centenar, que luce ploteado con las banderas de los países que piensan recorrer.

La cocina está casi lista, igual que el living. Es que la funcionalidad es clave. “La cama matrimonial estará en la parte de atrás y sobre el techo habrá un dispositivo que permitirá armar una especie de carpa. Hay que estar preparado por si recibimos huéspedes”, explica Silvio, que se dedica a la computación y a los 49 años está convencido de que debe hacer el viaje de su vida (www.rodandoando.com ).

Los cálculos están hechos: 80 meses y 300.000 kilómetros, a un promedio de 125 diarios. Un viaje que define como de conocimiento interior y exterior, y ecológico. Es que el plan también es alertar sobre la contaminación ambiental e incentivar en las ciudades la plantación de plantas autóctonas. Y el ejemplo empieza por casa: la de Silvio tendrá paneles solares para alimentar los circuitos de energía, un generador eólico y podrá movilizarse con biodiésel, que no contamina.

Dos notebooks serán clave para completar el plan de estudios a distancia de la Fuerza Aérea Argentina, basado en tutorías y DVD, en el que se inscribieron sus hijos Patricio (19), Fabricio (17), Lara (15) y Ornella (13), que hoy comparten un foro con chicos argentinos que estudian en el exterior. “Ya tenemos amigos que nos están esperando”, comentan entusiasmados. Y la mamá dice: “Los más chicos terminarán el colegio durante el viaje. Para Patricio, que quiere estudiar Turismo, esta experiencia será clave. Además estamos armando fichas para que durante el viaje aprendan historia y geografía de cada país”.

La pareja está lista para la aventura, que comenzaría a rodar en marzo próximo. “¿Experiencia en ruta?, algún viaje a Brasil en auto, pero nada más”, confiesa Silvio. La venta de DVD del viaje y el diseño de páginas Web servirán para ir financiando parte del viaje. Pero la apuesta es fuerte: hasta tiene en venta su casa de Ezeiza. Sin embargo, Silvio no se amilana. “Sólo de combustible calculamos que tendremos unos 90.000 dólares, pero hay cosas positivas: no habrá cuentas de luz ni gas pendientes.”