Hola, soy Carla

Nací en el año 1967, soy la mamá y esposa de la familia. Me gusta mucho leer, tocar la guitarra y conocer gente y lugares, creo que eso enriquece el alma.

De Pequeña.

Amo mi profesión, cuidar, atender y mimar a mis hijos y esposo, es lo mas lindo que me dio la vida. Es lo que elegí desde muy pequeña.

Siempre mis maestros, amigos y familiares me preguntaban a que me iba a dedicar cuando sea grande y yo les respondía: quiero ser esposa y tener muchos hijos, ellos decían que eso no era una profesión, a lo que respondía que quería hacer eso, que no había otra cosa que yo quisiera hacer. Hoy ya con mis 46 años cumplí el sueño que tenia de chiquita, y si creo que ser mamá y esposa es una profesión, y de 24 horas los 365 días, a tiempo completo.

El comienzo.

Cuando Silvio en el año 1999 me contó su sueño de viajar por el mundo con los chicos en una casa móvil, no dude en acompañarlo pues para mi lo mas importante es la familia, mientras estemos juntos todo es posible y me gusto la idea de pasar todo el tiempo juntos. Siempre nos organizamos para desayunar, almorzar y cenar todos juntos, priorizamos el tiempo en familia, para ello yo me encargaba de la casa, la comida, el colegio, etc. no fué fácil, pues solo teniamos un ingreso, es lo que elegimos. Creo que este proyecto de vida nos va a enriquecer a nivel espiritual y vamos a crecer mucho tanto los chicos como Silvio y yo.

El sueño.

Cuando le contesté positivamente al sueño de Silvio no lo hice propio, sino que fue con el correr de los años, y de ahí en mas me di cuenta que ese también era mi sueño. Trabajamos juntos para poder lograrlo y nunca nos dimos por vencidos a pesar de que los años pasaban. Fueron 15 años de preparación, de trabajar  y de luchar contra la opinión negativa de la gente. Despues de inagotables años de esfuerzo el 23 de agosto de 2012 partimos a bordo de “Libertad” nuestra casa rodante.

La enseñanza.

Quisimos enseñarles a nuestros hijos que las cosas materiales si bien son necesarias no hacen a la felicidad de las personas, la felicidad esta en las cosas simples como compartir charlas, vivencias, anécdotas, etc., y no en tener el ultimo teléfono móvil o la ultima computadora. Tratamos de que valoren estar unidos como hermanos, que se amen, se respeten, que compartan, que se ayuden, que es lo único valioso en la vida, que siempre estén juntos, que cuando se necesiten estén ahí.

Los miedos.

Con respecto a los miedos: les cuento que los tenemos todos, algunos tienen muchos y otros pocos, pero ahí están, porque son barreras que nos ponemos nosotros mismos y no tenemos que dejar que nos detengan, tenemos que superarlas. Depende de nosotros y de la confianza que tengamos en uno mismo. Nada es imposible si lo haces con amor, el amor mueve montañas, es la combustible para el alma.

Elegí siempre ser optimista, creo que todo es posible, y cuando uno elige esa postura se superan los miedos.

Me gusta.

Me encanta que mi familia sea mi compañera de viaje, disfruto mucho el tiempo juntos, ver sus caras de asombro en cada lugar visitado, aprender con ellos de las culturas, historias, vivencias y anécdotas.

¡¡¡ Gracias familia por acompañarme y hacer posible este sueño, los amo !!!

¡¡¡ Bienvenidos a bordo y gracias por acompañarnos !!!.

IMG_6635[1]

Pachamanca en Lima

Nos vinimos para San Miguel, a probar una tradicional comida del Perú, llegamos aquí a un pequeño simpático y típico restaurante de Lima donde preparan

leer mas »

El Acantilado

Queríamos descansar unos días y nos recomendaron un lugar en el norte de Ecuador, donde el océano es cálido, y el agua turquesa, así que

leer mas »

La Glorieta Tacneña

Estábamos buscando un lugar donde estacionar a “Libertad”, y Pocha Falconi -la esposa del Cónsul Peruano en Chile, quien habíamos conocido en Iquique y es

leer mas »

El Bodegon Argentino

Llegamos a Quito, Ecuador hace una semana. Estábamos con nostalgia por extrañar nuestro país; nuestras costumbres, la gente y la comida, debe haber sido tanto

leer mas »