Revista éxito – Iquique – Chile

Hoy se conmemora un año de viaje de la familia Di Leo, provenientes de Argentina, emprendieron un viaje por prácticamente todo el mundo, donde tuvieron la posibilidad de conocer diversos países y lugares exóticos, a demás de relacionarse con personas de otras culturas y costumbres. El proyecto se llama «Rodando Ando», el cual tiene como objetivo atravesar fronteras y dar la vuelta al mundo en 80 meses en una casa rodante.

Clarín Zonal Ezeiza

Partieron en agosto

La travesía de los Di Leo ya llegó hasta Puerto Pirámides

10/12/2012 «En cada lugar nos encontramos con personas que nos ofrecen de todo», cuenta Silvio, el padre de la familia del Partido que tiene previsto recorrer los cinco continentes en 80 meses en su motorhome.
Por Luciano González

La aguja de la brújula baila sin control. Se inclina hacia un lado, pero enseguida regresa, caprichosa, hacia el opuesto. Cualquiera podría imaginarla agotada, después de tanto trabajo desde que el 23 de agosto se puso en movimiento. Sin embargo mucho le queda aún por hacer. Es que la aventura de los Di Leo, una familia del distrito que se propuso dar la vuelta al mundo en 80 meses, recién está dando sus primeros pasos. Firmes, cargados de sorpresas y felices.

“Hasta aquí la respuesta que fuimos encontrando fue fantástica. En cada lugar al que llegamos nos encontramos con personas que nos ofrecen de todo. Una mujer, por ejemplo, nos invitó a estacionar frente a su casa y nos dejó la llave, por si necesitábamos algo”, cuenta a ezeiza.clarin.com Silvio, el padre e impulsor de la travesía, que comparte junto a su mujer, Carla, y a sus hijos Ornella, Lara, Fabricio y Patricio, de entre 15 y 21 años.

Las palabras de Silvio se entrecortan, según lo disponen los caprichos del viento patagónico, que juguetea con la señal del celular, mientras la familia hace una pausa para aprovisionarse de agua en Puerto Pirámides. Allí, hace algunos días, estuvieron realizando el avistaje de ballenas y han recorrido la zona de la Península Valdés con la tranquilidad que permite este viaje. “Yo había estado en la Patagonia hace muchos años pero esto es muy distinto a hacerlo con un tour. Hay lugares, como Punta Pardelas, en los que nos quedaríamos tres meses. Pero tenemos que seguir”, explica.

Para que el presente se nutra a diario de satisfacciones, fue necesario invertir tiempo y esfuerzo para preparar la aventura y, sobre todo, para alistar a Libertad, el motorhome que hoy es su residencia. Los detalles a atender fueron muchísimos, desde las camas y los colchones, cómodos como para descansar sobre ellos durante tanto tiempo, o el aprovisionamiento de agua, hasta la instalación eléctrica preparada para los distintos tipos de corriente que se usan en los países que visitarán o las dos baterías necesarias para el vehículo y las cuatro para la casa. “Aprendimos un montón. Los chicos estudiaron en el colegio industrial pero acá están haciendo la práctica intensiva”, resume Silvio.

La llegada a la Patagonia estuvo precedida por unas cuantas estaciones: San Nicolás (donde brindaron charlas en cuatro escuelas), Villa Gobernador Gálvez, Rosario, Victoria, Gualeguaychú, Fray Bentos, Colonia, un breve regreso a Buenos Aires, Mar del Plata, Necochea y Bahía Blanca. Para Silvio, no solo resulta sorprendente la buena recepción que encuentran en cada sitio sino también “las historias, las realidades de cada lugar, que son siempre distintas”.

¿Y el futuro? En el mapa ya hay algunos trazos rojos que dibujan el camino que seguirá Libertad. Puerto Madryn, El Bolsón y Ushuaia asoman como los próximos destinos, antes de cruzar a Chile, regresar a Mendoza, pasar por San Juan, San Luis y Catamarca, atravesar nuevamente la cordillera, llegar a Perú y trepar hasta Ecuador. De todas maneras, nada es rígido en esta travesía. “Armamos un itinerario que se va modificando. Programar es muy difícil por todas las invitaciones que nos van surgiendo. Antes estábamos acostumbrados a una rutina y esto cambió todo”, admite Silvio, poniendo en palabras el espíritu de sorpresa, ductilidad y repentización que orienta el sueño familiar. Y también de libertad. Como su motorhome.

Entrevista que nos realizó Luciano González para Clarín Zonal Ezeiza, diario virtual de Ezeiza.

Se puede leer la entrevista cliqueando aquí.

Diario 0223 – Mar del Plata

Entrevista que nos realizó Luciana Acosta para 0223, diario virtual de Mar del Plata.

Se puede leer la entrevista clickeando aquí.

Por Luciana Acosta

La familia Di Leo salió a la ruta a fines de mayo de este año con un único objetivo: dar la vuelta al mundo en 80 meses a bordo de un motorhome que ellos mismos acondicionaron para la travesía.

La idea comenzó a gestarse en el ’99, cuando Silvio (51) le confió a Carla (45) que su sueño era vivir viajando, y ella no dudó a acompañarlo. Al final, en 2009 decidieron vender su casa de Ezeiza, regalaron la mayoría de los muebles y junto a sus hijos Patricio (21), Fabricio (18), Lara (17) y Ornella (15), empezaron a trabajar para transformar un colectivo en el nuevo hogar. Y parecen haberlo logrado: el vehículo, de doce metros de largo, cuenta con dos habitaciones, dos baños, una cocina y hasta un living.

Tras partir de Ezeiza, pasaron por San Nicolás, Gálvez, Rosario, Uruguay, Santa Fe, Entre Ríos y llegaron la semana pasada a Mar del Plata. El itinerario -consensuado entre todos y armado en base a la elección de los mejores caminos disponibles- indica que los destinos para los próximos dos o tres años son Ushuaia, Antártida, Chile, Mendoza, San Juan, San Luis, Catamarca, Perú, Ecuador, Bolivia, Jujuy, Paraguay, Misiones, Brasil, Venezuela, Colombia, Panamá. Desde allí continuarán hasta Estados Unidos, Alaska y completarán el continente americano al arribar a Dead Horse (Caballo Muerto), el último punto del círculo polar ártico.

Los Di Leo registran los detalles de la experiencia en un cuaderno y en el sitio rodandoando.com, aunque reconocen que “las mejores historias” las contarán en un libro que planean editar en el mediano plazo.

Mientras tanto, los chicos realizan sus estudios secundarios a distancia y, entre todos, se dedican al diseño de páginas web; actividad que les permite -junto al apoyo de algunos sponsor’s que se sumaron a esta cruzada- generar los recursos suficientes para continuar con el proyecto. También organizan y participan de conferencias sobre ecología y medioambiente. “Sentimos libertad; no nos imaginamos la vida de otra manera”, aseguran.