Así comenzó todo

La historia del viaje comenzó allá por el año 99, cumplíamos 10 años de matrimonio y hacía un año que habíamos cumplido el sueño de tener nuestra propia casa (con mucho esfuerzo), en un lugar fuera de la ciudad para que los niños puedan disfrutar su niñez en un entorno rodeado de verde y naturaleza, compramos unos terrenos y nosotros mismos diseñamos nuestra propia casa, que construimos en seis meses y nos mudamos en verano del 98, ni bien estaba habitable… -de mas esta decir que pasamos unos años maravillosos en nuestra casa, y sobre todo los niños -, un Domingo estábamos tomando mate (una bebida típica de Argentina) y le dije a Carla (mi esposa) “sabes que desde chico tuve el sueño de dar una vuelta al mundo, pero nunca me lo propuse, luego cuando estaba terminando la escuela secundaria con mi mejor amigo planeábamos irnos a Europa y recorrerla en tren, pero todo quedo en sueños…, y le dije ¿dejarías todo para ir a dar una vuelta al mundo con los chicos?  (esperando como mínimo que me diga estás loco), y me respondió:  “Sí, sería un sueño hacerlo” hizo propio mi sueño, así que comenzamos a soñar juntos…

…y a planificar el viaje, en primer termino comenzamos a buscar por Internet a otros viajeros, viendo sus experiencias, que rutas hicieron, que problemas tuvieron, contactamos a algunos por email, chateamos con otros, conocimos personalmente a varios, que pasaron por Argentina, y adquirimos experiencia, que si bien no es la nuestra nos ayudó a conformar nuestro viaje… muchas cosas pasaron que hicieron demorar nuestra partida, seguramente Dios quiso que sea así… Con toda esa experiencia de otros viajeros comenzamos a diseñar nuestro propio viaje, la ruta, como cruzar los océanos, que lugares visitar etc…y principalmente buscar el vehículo adecuado, construirlo o comprarlo hecho eran las preguntas que iban surgiendo, así se fue conformando el proyecto…

Finalmente decidimos que el vehículo debía ser a nuestra medida, así que debíamos diseñarlo a nuestra necesidad y construirlo nosotros mismos, entonces comenzamos a buscar vehículo.

Vimos cientos, pero ninguno era el adecuado, los vimos ya hechos Motorhome, pero no eran adecuados a nuestra necesidad, otros podrían adecuarse, pero no nos convencía o la mecánica, o el tipo de motor, o la altura, etc., etc., también buscamos ómnibus para convertirlos en Motorhome y paso lo mismo, no encontrábamos lo adecuado, o era muy viejo, o muy  grande pero con doble eje, o muy caro, o era muy chico de motor, o….hasta que un día en el año 2006 encontramos un Motorhome que reunía todo lo que necesitábamos, y estaba realmente bastante ajustado a lo que queríamos, cabina separada -para poder entregar la llave cuando lo subamos a barcos sin que accedan a la parte de la casa-, una cocina bien distribuida, 2 baños (chicos como de cualquier casa móvil) uno con ducha, y con modificaciones se podría adaptar a nuestra necesidad… pero no teníamos el dinero suficiente así que debimos esperar…y ese Motorhome salió publicado a la venta solo un par de días, y no lo volvimos a ver publicado…así que existía la posibilidad que ya se hubiese vendido…,

…pero lo que ocurrió que ya el propietario ya no lo quería vender, si bien lo utilizaba poco y nada, se resistía a venderlo pues lo habían hecho con tanto afecto y disfrutaron tanto de él en familia, que le costó desprenderse del vehículo, hasta lo habían hecho decorar con un artista plástico con aerógrafo, que con el tiempo se deterioró y que por cierto era muy bonito, unos delfines en el mar…(que lamentablemente tuvimos que repintar porque hubo que hacerle arreglos de chapa y pintura) lo único que lo convenció fue nuestro sueño y nuestra historia…así que 3 años después !!! de haberlo visto por primera vez compramos el vehículo ideal, para el viaje de nuestros sueños!!!, el ideal que estábamos buscando…

Forneria 850

Después de Nuestro recorrido por Barranco nos dió hambre y nos encontramos con una pizzería artesanal, estilo Napolitano con horno a leña, donde comimos una

leer mas »

El Bodegon Argentino

Llegamos a Quito, Ecuador hace una semana. Estábamos con nostalgia por extrañar nuestro país; nuestras costumbres, la gente y la comida, debe haber sido tanto

leer mas »

Dulce tarde en Quito

Visitamos el centro historico de Quito por segunda vez, y allí encontramos una pastelería y panadería artesanal que nos sorprendió con exquisiteces dulces que hace rato

leer mas »