Libertad pide cambios

Cuando nos preparamos para este gran viaje, recorrimos rutas, caminos, mapas, atlas, conocimos muchas historias, leímos libros, y nos fascinamos con historias de viajeros y de los avatares que debían sortear. Unos de estos viajeros tuvieron que sortear una rotura de motor que tuvieron que trasladar alrededor de 800 km de ida y otros tanto de vuelta.

Lo que nunca imaginamos es que repetiríamos la historia y tendríamos que llevar nuestra caja de cambios (que no es pequeña), a 850 km de donde nos encontramos. Felizmente tanto SCANIA Argentina como SCANIA Perú nos arreglarán la caja.

Hace un tiempo que veníamos  escuchando un ruido en la transmisión pero no detectábamos que era. De camino a Perú en la ruta del desierto de Atacama, comenzamos a percibir mas ruido en la 4ta velocidad, como un zumbido que a veces se escucha y a veces no.  Recordamos que Nestor un amigo que conocimos en El Bolsón (Patagonia Argentina), nos contaba que antes era camionero y hacía la Ruta Buenos Aires (Argentina) a Lima (Perú) al menos 2 veces al mes. Y que tenía un mecánico amigo (Willy) en Tacna (Perú). Que si podíamos lo visitemos, así que ahora además de visitarlo para saludarlo era visita obligada para que nos diagnostique cual era el problema.

Así es que cuando llegamos a Tacna lo contactamos luego de hacer varios intentos pues como le robaron el teléfono móvil tuvimos que rastrear su nuevo teléfono. Vimos varios temas: los inyectores ya cumplieron su vida útil así que hubo que cambiarlos.

 También tuvimos que arreglar el alternador que hacia ruido pues los rodamientos se gastaron, todavía estaba operativo, pero por suerte al revisarlo y desarmarlo nos dimos cuenta que no iba a seguir funcionando por mucho tiempo. Y eso que lo mandamos a poner a nuevo en una casa de electricidad de automotores y bobinados de alternadores, motores de arranque, que esta en la calle Boedo de la Ciudad de Buenos Aires, los rodamientos que presuntamente me cambiaron allí, los cambiaron por los mismos rodamientos nuestros (o sea no hicieron nada), y eso hizo que se desgaste dentro el alternador así que fue mayor la reparación que tuvimos que hacer.

Visto y resuelto esto, nos enfocamos en la caja de cambios, con Willy y los chicos sacamos el cardan y desarmamos parte de la caja. Sacamos el aceite y abrimos una tapa de inspección donde pudo apreciar que se veía gastado un sincronizador de la caja, y al menos había que conseguir esta pieza y algún rodamiento a primera vista.

Se nos presentaron aquí un par de problemas para continuar con la decisión de reparar. 1.- donde lo pusimos para ver la caja es en una rampa inclinada unos 30° o sea que si debemos arreglar la caja así y esperar los repuestos que lleguen desde Lima, estaríamos mínimo una semana (o mas) 2.- y el tema del tiempo ya que en Perú, SCANIA se encuentra en Arequipa y Lima. Mas cerca nos queda Arequipa, pero como hay que subir casi 2500 msnm, decidimos ir para Lima, ya que allí está la casa central de SCANIA. Además en Lima tenemos grandes amigos y familia que nos pueden brindar apoyo.

Nos contactamos con la filial de Argentina para avisarles del problema y que vamos a llegar hasta Lima para resolverlo.

Así que de Tacna cambiamos el rumbo pues íbamos a ir a Cusco, Puno, Arequipa y otros destinos. Por suerte no perderemos estos lugares ya que Ornella hizo contacto con varios hoteles que nos invitaron en Macchu Pichu, Valle Sagrado, Aguas Calientes, etc, y una compañía aérea nos patrocina los pasajes tanto a Cusco, como también a Iquitos, ya que tambien nos invitaron a un viaje en barco en el amazonas. Y también en viaje a Lima tenemos invitaciones, en Nasca nos invitaron en el Hotel Majoro, en Paracas en el Hotel Libertador, también en Paracas nos invitaron a conocer las Islas Ballestas, así que la idea es hace varias paradas, luego en otras notas hablaremos de cada lugar.

El 6 de noviembre partimos de Tacna en la tarde para hacer la primera escala corta en Moquegua, llegamos ya anocheciendo, paramos en una estación de servicio (que aquí le dicen grifo). Cenamos e hicimos tiempo para esperar a las 12.00 para cantarle el feliz cumple a Fabricio.

En al mañana del día 7 partimos hacia Camaná, vamos despacio cuidando la caja de cambios, nos toca toda la Quebrada del Toro que es en bajada y bastante complicada, pues en muchos lugares nos encontramos con bajadas muy pronunciada. Los camiones y ómnibuses nos pasan como parados, pues ellos por un lado conocen el camino y por otro lado cuentan con freno de motor, no obstante hemos visto 2 accidentes en el camino, uno bastante grave pues para frenar el camión lo estrelló contra la pared de la montaña, pues sino se iba al precipicio. Los caminos son subidas y bajadas empinadas.

Llegamos en la noche y paramos en la entrada a Camaná en un “grifo”, ya estamos a 300 metros del mar, luego nos contarían que en el ultimo terremoto el mar “choco” contra una punta del continente y luego volvió como un Tsunami y arrasó con todo Punta Camaná.

El 8 decidimos partir bien temprano para llegar a Nasca donde nos están esperando. Allí queremos ir a conocer las famosas “Pampas de Nasca” donde hay unas lineas realizadas en el suelo que nadie sabe como lograron hacerlas tan perfectas, pues son precisas y tienen kilómetros de largo. Este será tema de otra nota también.

Salimos después de hacer unas fotos en donde estacionamos, y emprendimos viaje hacia Nasca, pasamos por la ciudad de Camaná que justamente esta semana está de fiesta ya que celebran el 474° aniversario de su fundación. Fuimos los últimos en pasar pues estaban cerrando las calles para el festejo. Cruzamos toda la ciudad, hacemos unos 15 km…

Secuencia 010.jpg

Secuencia 20.jpg
Secuencia 30.jpg
Secuencia 40.jpg
Secuencia 50.jpg
Secuencia 60.jpg
Secuencia 70.jpg Secuencia 80.jpg
Secuencia 90.jpg

… y comenzamos a sentir un ruido, paramos y no se pueden mover los cambios. Como viene una subida, como podemos damos la vuelta y muy despacio volvemos hacia Camaná buscando el último “Grifo” para estacionarnos, aprovechamos la bajada que tenemos a favor, y sufriendo mucho por los ruidos, buscamos un lugar seguro para parar ya que estamos seguros que esta reparación no va a ser rápida.

No tenemos mucha comunicación donde nos quedamos así que buscamos apoyo local para que nos orienten donde hay un mecánico, estamos a unos cuantos km del centro, por suerte hay transporte que pasa por la ruta. Nos orientan sobre tres opciones, el tercero (Joel) que vamos puede venir a ver cual es el problema. Finalmente viene y ya a simple vista nos dice que algo grave paso ya que se mueve el eje propulsor (el que tracciona al cardan). La única solución es bajar la caja y desarmarla para ver si es simple o esta complicada.

Joel vuelve en un par de horas porque va a buscar mas herramientas y malacate, una pluma y un crique (o gato) hidráulico, ya que tenemos uno pero necesitamos un par para poder subir el chasis para que pueda salir por abajo la caja de cambios.

Apenas vuelve y se pone a desarmar nos cuenta que falta una turca grande que con el movimiento de la caja se aflojó y la perdimos. Así que Fabricio se quedó ayudando al mecánico y con Patricio nos fuimos caminando hasta donde tuvimos que retornar…buscando la tuerca hicimos casi 15 kilometros entre ida y vuelta. Lamentablemente no la encontramos y casi es de noche, cuando volvemos Joel ya se fue con la caja y Fabricio, empezó a desarmar pero no termina pues ya se hizo de noche.  Al otro día a media mañana el Joel ya tenía desarmada la caja y las noticias no eran alentadoras, se rompió un rodamiento, que barrió todo el eje propulsor y le hizo un surco de unos 3cm de ancho x 1cm de profundidad. Ademas se partió un sincronizador y un par de cosas mas, los engranajes a pesar de que giraron con un gran juego están bien.

20131109_140003.jpg 20131109_140029.jpg

Con este panorama hablo varias veces con mi gran amigo Jorge Luis, con quien somos amigos hace mas de 30 años, de cuando viví en Lima, y con quien hablamos frecuentemente, pero hace 15 años que no nos vemos. Quedamos que busque algún transporte, y decidimos que sea algún camión pues en Camaná además está todo de fiesta por el aniversario. Y la caja toda desarmada habría que empaquetarla en alguna caja, algo imposible por 2 o 3 días. Así que lo que hacemos es buscar algún camión que vaya a Lima. Conseguimos el dato rápidamente un Camión que va hacia allá pero tuvimos que convencerlo pues no le gusta llevar pasajeros, ya que con la caja viajaremos Fabricio y yo.

En un par de conversaciones acepta llevarnos, el único problema es que tiene que cargar bolsas de frejoles y como todos estan de fiesta no encuentra quien le cargue, finalmente lo invitamos a cenar con nosotros y partiremos temprano a cargar, a eso de las 5 am del Domingo 10…

Secuencia 100.jpg

…entre que cargó las bolsas y desayunamos, salimos a las 9 de la mañana, y vendrá un largo viaje de subidas y bajadas con carga completa, llegaremos el Lunes a las 3,30 am, donde nos esperará mi amigo Jorge Luis. Lo que no sabíamos es que el camión nos dejaría en medio de un lugar algo complicado en cuanto a la seguridad (que no vamos a mencionar, para no herir susceptibilidades) lo llamamos a Jorge y a los 10 minutos estaba con nosotros. Fin de un largo viaje, muy cansados mañana será otro día.

Secuencia 120.jpg Secuencia 110.jpg

Lunes por la mañana nos comunicamos con SCANIA Perú y nos vamos a llevarle la caja desarmada, la cual han evaluado y ahora están viajando los repuestos hacia Lima.

Secuencia 130.jpg

Estamos en buenas manos, por ahora esta la info, aún estamos en Lima pues faltan algunos repuestos que están viajando.

Tenemos que agradecer a todas las personas que nos están ayudando desde las oficinas, talleres, gerencias y directorio tanto de SCANIA Argentina, como SCANIA de Perú que nos están haciendo sentir como en casa, y además están haciéndolo sin ningún costo para nosotros ya que son nuestros sponsors !!!

Continuará…