Piano, sueño cumplido

De chica soñaba con ser pianista. A los 8 años me regalaron mi primer teclado; el cual me sirvió para aprender algo de música, pero al ser tan pequeño, no me servía para tocar canciones completas.

A Raúl Roche lo conocimos gracias a la Familia Pierandrei; y, sinceramente, es una persona muy amable. Aventurero de toda la vida, a los 18 años se construyó una carpa y vacacionó de esa forma. Hace algunos años se construyó un motorhome, con el cual recorrió, junto con su familia, gran parte de Argentina y países limítrofes. Sabe muchísimo sobre casas rodantes, y la suya es verdaderamente hermosa.

Actualmente él, junto con Yeni y Chuchi (su mujer y su hija), vacacionan todos los veranos en su motorhome, a orillas del Mar, en Punta del Este (Uruguay), junto a varios rodanteros y sus familias.

Raúl y Yeni

 

Raúl nos vino a visitar muchas veces durante nuestra estadía en la fábrica, y nos estuvo aconsejando y ayudando. Una tarde, conversando sobre la nota de la Revista Viva, él preguntó a quién le gustaba el piano. Yo levanté la mano, y le conté que piano no tenía. “¿Cómo que no tenes piano? No te preocupes, yo tengo un teclado, te lo presto con una condición: me lo devolvés cuando terminas el viaje, así tenemos una “excusa” para reencontrarnos”, me dijo, muy seguro.

A los dos días nos volvió a visitar, con el piano en los brazos. Él encantado de ayudarme, y yo de poder cumplir mi sueño de aprender piano durante el viaje.

El piano que me regaló

Además, nos invitó a conocer su casa rodante, y nos regaló varias canciones que interpretó en el acordeón (que lo heredó de su Padre).

Comparto esta historia para demostrar que los sueños se cumplen, hay que luchar, y saber esperar.

Gracias a Raúl, un sueño se está cumpliendo!!

¡¡Muchas gracias, Raul!!

Hola, Soy Lara

Mi nombre es Lara, soy una de los integrantes de Rodando Ando. Amo leer, escribir (aunque no sea mi especialidad) y tocar el piano. Me gusta mucho conversar con amigos y viajeros, saber sobre su vida, sus sueños, sus viajes, su familia, sus gustos, etc.
En un futuro me gustaría ser escritora, y poder editar mi propio libro.

El inicio

Desde que tengo conciencia que en mi cabeza suena la frase «dar la vuelta al mundo». Poco a poco se fue convirtiendo en un sueño del cual mi papá es iniciador y mi familia partícipe. Pero con el pasar de los años se fue postergando por una u otra cosa. Siempre había una «excusa» en nuestro sueño (no tenemos plata, nuestros hijos son muy pequeños, no tenemos el transporte, etc.). Hasta que el 4 de noviembre del 2009, y luego de 10 años de «obstáculos», compramos nuestro motorhome. Era (y lo sigue siendo) espectacular, nos encantó.
Mi papá y mis hermanos lo reformaron con todo su esfuerzo, para que pudiera estar de acuerdo a nuestras necesidades.

Nuestro sueño

Uno de los tantos consejos que mis padres me dieron a lo largo de mi vida: «La vida es una sola, hay que vivir el hoy ya que no se sabe que pasará en el mañana»; una frase muy acertada, por eso hoy elegimos cumplir este gran sueño. Realmente amamos viajar, conocer, aprender y disfrutar, es nuestro nuevo estilo de vida.
No quiero trabajar todos los días, no quiero tener vacaciones 15 días al año, no quiero esperar a jubilarme para viajar, no quiero pasarme la vida haciendo lo que me desagrada. Quiero vivir de lo que me gusta y hace feliz.

Con Nuestros Amigos, Andrea y Pablo de América sin Fronteras
Con Nuestros Amigos, Andrea y Pablo de América sin Fronteras

Los miedos

Conocí y mantuve conversación con muchas personas a las cuales les encanta viajar (o tienen un sueño), pero tienen miedo. Siempre vamos a tener miedo, y siempre va a haber algo que nos ate al lugar en que vivimos (la casa, los amigos, la familia, el estudio, el trabajo). Y además de los miedos propios, surgen los ajenos (Y si te pierdes, te secuestran, te roban estas en un país extraño y no conoces a nadie. Y si te quedas sin plata. Y si alguno de los chicos se enamora y se queda en el camino).

Además, conocí a personas que no les gusta viajar, aquellas que me decían: Yo ni loco/a haría lo que vos haces. A lo que, en mi cabeza, respondo: Y yo nunca haría lo que vos haces. Imaginen a una persona común, cualquiera, puede ser su hermano/tío/primo/hijo, imaginen lo que hacen o harán durante toda su vida: nacen, van al jardín, luego a la escuela, estudian una carrera, trabajan todo el tiempo (tanto que algunos no pueden ver crecer a sus hijos), se jubilan y…  ¿Qué disfrutaron de su vida?

Viven atrás del dinero, para tener el último auto, la mejor casa o ropa de marca. NO. No quiero esa vida. No quiero vivir pensando en lo material. Tampoco quiero que mis hijos lo hagan. Quiero ser feliz por quien soy y no por lo que tengo. Lamentablemente, estamos en un sistema en el cual si no estas a la ultima moda, parecería que no existes. Despierten. Despertemos. Lo importante es lo de adentro, nuestros sentimientos.

En fin. Te doy la bienvenida a mi nuevo medio de expresión, y espero que tengas la fuerza suficiente para cumplir todos tus sueños. ¡Se feliz!
Un fuerte abrazo.