Dios nos acompaña

Habíamos acordado con la Familia Andersson -Daniel, Sandra y Kevin- (a quienes conocimos en Lago Puelo), viajar juntos a Parque Nacional Los Alerces, y quedarnos algunos días allí.

Llegamos a Esquel de noche, y luego de buscar un lugar para estacionar, decidimos dormir en la estación de servicio que se encuentra en la entrada.

No pudimos descansar porque estacionamos sin saber que al lado estaba el compresor de aire, y como tenía un tubo pinchado, se prendía y apagaba constantemente. Nos levantamos temprano para alistar todo en Libertad.

Apenas nos asomamos por la ventana, una gran sorpresa se asomaba del otro lado del vidrio, ¡el matrimonio alemán que conocimos en Punta Pardelas con su camioneta verde (que llaman Frosch = Rana)!!!

Los saludamos a través de la ventanilla, y al principio no se percataron de que éramos nosotros, pero enseguida comenzaron a gritar de alegría.

Bajamos a conversar con ellos, nos contaron que venían desde Ushuaia, que habían estado en Parque Nacional Los Alerces, y habían presenciado de muy cerca una puma embarazada que pasó muy cerca de su camioneta. Para él fue un gran logro, pues está filmando una película y logró captar con su filmadora el momento exacto (nos mostró el video, quedó excelente).

Nos despedimos de ellos con un fuerte abrazo, y con muchísima alegría y emoción por el encuentro.

Mientras esperábamos a la familia Andersson con mucho calor dentro del motorhome (no había ningún árbol para estacionar debajo), decidimos encender el generador para cargar un poco las baterías y de paso para usar el aire acondicionado.

Al poco tiempo de encender el aire acondicionado, llegaron nuestros amigos, y nos pusimos a tomar unos mates y a conversar antes de salir. De pronto el generador se apagó. Nos extrañó pues le habíamos cargado gas oil la noche anterior, y lo habíamos usado tan solo unas horas (no es habitual, pues el gas oil que cargamos dura cerca de una semana).

Apenas escuchamos que se apagó el generador, Patricio bajó a apagar el calefón (pues nos habíamos bañado todos), para partir a Parque Nacional Los Alerces. Entonces es cuando entró gritando y pidiendo los matafuegos. Apenas abrimos la puerta comenzamos a ahogarnos por el humo que provenía de las bauleras. Buscamos la llave, comenzamos a abrir una por una, buscando el problema.

En eso se acercó un señor y comenzó a ayudar a Fabricio a desconectar los cables, mientras yo con el matafuego rociaba todas las bauleras.

Los empleados de la estación de servicio llamaron a la policía y a los bomberos. Pronto logramos apagar el incendio, ahogados por el humo, y les pedimos a los empleados que cancelen los bomberos y la policía.

Lo primero que hicimos fue desconectar todos los cables que se encontraban cerca de donde provenía el humo, y siendo ya las cuatro de la tarde, las chicas prepararon una picada. Entonces decidimos tranquilizarnos, almorzar, y luego evaluar daños.

Cuando comenzamos a evaluar daños y el problema fué el siguiente: la batería que arrancaba al generador dejo de funcionar, entonces tomamos un cable provisorio para poder arrancar el generador. Ese cable estaba atado con precintos, y el calor que emana el caño de escape del generador derritió los precintos, a dicho cable (positivo) se le quemó el forro al estar en contacto con el caño de escape del generador haciendo masa con el vehículo. Entonces (el cable) se puso al rojo vivo, y comenzó a derretirse. La carcasa de la batería se agujereo y comenzó a prenderse fuego el ácido de la batería, por suerte llegamos a tiempo y logramos apagar incendio.

Una gotita de cobre de ese cable de 10mm2 derretido agujereo el filtro de gas oil del generador, provocando que se apague, y siendo ese el aviso que nos ayudó a descubrir que el fuego había comenzado.

El matafuego que habíamos comprado nos ayudó a que no se hiciera más desastre, pues no dañaba aparatos eléctricos. Igualmente decidimos desarmarlos y verificar que todo estuviese funcionando bien.

Los daños no fueron mayores, pero fueron varios: Se agujereo una de las baterías, se quemaron todos los cables de las baterías (que son varios con terminales ya que estan en serie y paralelo pues son 4 que conectan con el cargador, inversor, bomba de agua, filtro, conversor, etc),  también se nos quemaron los caños de (plastico) de la cañerías del filtro potabilizador de agua, del aire del vehículo ( frenos, embrague y suspensión funcionan a aire) y alguna otra cosa que no recuerdo. Felizmente que el motorhome practicamente lo contruimos en su totalidad, y que además tenemos el conocimiento para reparar todo el daño y llevamos casi todos los repuestos y elementos para resolver este pequeño desastre; si no hubiese sido así quizas tenemos que estar parados 2 semanas o mas, pues si bien son “menores” los daños, son varios.

Ese mismo día comenzamos a rehacer la conexión de cables entre la batería y el generador, y todos las demás reparaciones de caños de los que tenemos repuestos, conectores, etc., mientras Carla se fue con Daniel y Sandra a comprar el filtro del generador. Fue entonces cuando nos dimos cuenta que lo único que nos faltaba era estaño para soldar los terminales que iban a las baterías.

Es entonces cuando se acercan cuatro motoqueros: una pareja argentina, y una pareja ecuatoriana. Oscar Quattrocchi y Paula Santos (la pareja Argentina), habían viajado en moto desde Argentina hasta Venezuela, y en Ecuador los conocieron a Christian y su pareja, quienes ahora emprendieron un viaje hasta Ushuaia, y en Argentina los acompañan Oscar y Paula.

Conversando con ellos, les contamos de nuestro incendio, y nos preguntaron si necesitábamos algo. Le respondí que nos faltaba estaño, pero que seguramente ellos no tendrían, a lo que enseguida Oscar me respondió:- Si, traigo en la moto!! Entonces comenzó a sacar todo de la moto, buscando el estaño, y… voilà, nos regaló un rollo entero de estaño, además de comprarnos remeras. Sorprendidos, le preguntamos para que llevaba el estaño en la moto (pues no tenía soldadora), y nos respondió que ni él sabía.

Comenzamos a reparar la batería que se había dañado la carcasa, hicimos la nueva instalación de cables, y aprendimos que no se debe atar con alambre (o con precintos). Todo el trabajo nos llevó un día y medio, pero nos alegramos de que la situación no pasara a mayores.

Con todo listo, instalación eléctrica nueva, y con la alegría de que pudimos solucionar el problema, partimos al día siguiente a Parque Nacional Los Alerces.

sustoenesquel00015

sustoenesquel00017

sustoenesquel00001

sustoenesquel00002

sustoenesquel00008

sustoenesquel00007

sustoenesquel00004

sustoenesquel00005

sustoenesquel00006

sustoenesquel00009

sustoenesquel00014

sustoenesquel00013

sustoenesquel00016

sustoenesquel00018

sustoenesquel00010

sustoenesquel00011

sustoenesquel00012

sustoenesquel00020

sustoenesquel00021

sustoenesquel00019

sustoenesquel00022


Ver Día 0148 – 17-01-2013 Esquel en un mapa ampliado